Final Fantasy IX

ffixlogo

Con la saga Final Fantasy sobran las presentaciones. En esta ocasión trataremos la novena entrega (creo que notaréis que es mi juego favorito jeje), aunque ya adelanto que no esta no será la única entrada sobre esta saga. También decir que, si ya has jugado y no te interesa conocer datos o leer mi opinión sobre el título, te recomiendo que empieces a leer más abajo (a partir del párrafo en negrita).

Final Fantasy IX salió en Japón el 7 de julio de 2000 y el 13 de noviembre en América. En Europa tuvimos que esperar hasta febrero de 2001. El juego fue desarrollado y distribuido por Squaresoft, con Hiroyuki Itō como director y Hironobu Sakaguchi, creador de la saga como productor. Yoshitaka Amano y Toshiyuki Itahana fueron los encargados del apartado artístico y Nobuo Uematsu compuso la banda sonora.

El argumento del juego es el clásico cuento ambientado en una época medieval, con princesas, caballeros, magos, dragones y reinos enfrentados. Pero detrás de esta historia que podría tacharse erróneamente de infantil, se esconde una trama mas profunda que te hará reflexionar sobre muchos temas como la vida y la muerte o defender tus principios aunque vaya en contra de lo que has estado haciendo toda la vida. Explicaré mejor esto cuando hable de los personajes principales. La historia comienza con la llegada de la banda de ladrones Tántalus a Alexandria, que pretende secuestrar a la princesa Garnet haciéndose pasar por una compañía de teatro. Sin revelar mucho más, decir que este juego será capaz de hacer que se te escape alguna lagrimilla (lagrimón en algunos casos), y te sorprenderá con sus muchos giros argumentales y su final, inmejorable en mi opinión.

Hablar de los personajes de este juego es hablar de unos de los personajes mejor construidos de la historia de los videojuegos. El protagonista es Yitán (Zidane en la versión de EE.UU.). Es un miembro de Tántalus que está casi siempre bromeando o intentando ligar. Su misión al principio del juego será raptar a la princesa. Todos los personajes principales tienen una gran profundidad, sobre todo Vivi Ornitier y Adalbert Steiner. El primero es un mago oscuro que descubre algo acerca de su existencia que lo llevará a plantearse si es realmente un ser vivo. Steiner, por su parte, es un caballero de Alexandría, al mando del Batallón Pluto, cuya misión será proteger a la princesa Garnet. A lo largo de la historia se empezará a cuestionar si realmente está bien limitarse a cumplir órdenes. Por último quiero hablar de dos personajes que no suelen gustar a nadie, Quina y Amarant. Aun siendo los peores personajes del juego, no me desagradan del todo, de hecho Amarant me resulta interesante, ya que, al no saberse casi nada de él, tiene un toque misterioso. Quina aporta un toque cómico al juego y de vez en cuando me ha sacado una sonrisa e incluso alguna carcajada, pero he de reconocer que es el personaje que menos me gusta.

ffd4c68e384bb9e7a97524b7ed1cd13d

Respecto a los antagonistas, me parecen geniales. El antagonista principal de este juego me parece uno de los mejores de la saga, si no el mejor, y es uno de mis favoritos de los videojuegos. No quiero revelar más detalles sobre partes más avanzadas del juego, así que hablaré de los primeros enemigos del juego: miembros de la corte de la reina Brahne. Antes de que Steiner se una a el resto, habra algunos enfrentamientos con él. También tendremos que enfrentarnos a Ton y Son, los siniestros bufones de la reina que usan magia combinada. Alexandria cuenta también con un potente ejército comandado por la general Beatrix, quien parece absolutamente invencible. También hay un misterioso personaje, Kuja, que empezó a relacionarse con la Corte de la reina Brahne un tiempo después de la muerte del rey.

Jugablemente el juego me parece excelente. Tiene el clásico sistema de combates aleatorios por turnos activos (BTA) de los RPGs de Squaresoft, que se popularizó con el gran Chrono Trigger de Super Nintendo. Para quien no lo conozca, consiste en unas barras  que tienen los personajes y se van rellenando. Cuando está llena, es el turno de ese personaje y puede realizar una acción (atacar, defenderse, usar un objeto o hechizo…). La gracia de esto es que mientras tu barra se rellena y piensas la acción que quieres realizar (esto último puede desactivarse en las opciones del juego) la barra invisible del enemigo también irá avanzando, por lo que tienes que ser capaz de pensar rápido lo que vas a hacer si no quieres que te aniquilen sin remedio. También está la barra de trance, que se rellena con el odio que producen los golpes enemigos. Cuando un personaje entra en trance, sufre una transformación y su poder aumenta, permitiéndoles utilizar hechizos, ataques e invocaciones mucho más potentes. Cada personaje dispone de unos cristales que le servirán para equiparse habilidades, que por lo general consumirán más cristales a mayor utilidad. Tendremos que administrar bien los puntos y considerar qué habilidades nos serán más útiles en según que situación para evitar llevar habilidades que, ocupando un valioso espacio, no nos están aportando nada. Llevar una u otra habilidad puede ser la clave para derrotar a un jefe o que, por el contrario, nos de palos hasta en el cielo de la boca. Estas habilidades se aprenden mediante las armas, las cuales te permitirán equiparlas de forma temporal. Al ganar una cantidad de puntos de experiencia con esa habilidad, independientemente del arma que utilicemos, el personaje aprenderá la habilidad de forma permanente. De esta forma, puede interesarnos llevar un arma o armadura que, aun siendo peor que otra en cuanto a tributos, nos permita aprender una habilidad que nos interese. Esto añade un toque de personalización que, todo sea dicho, aun siendo muy interesante, queda, en mi opinión, por debajo del genial sistema de materias de Final Fantasy VII o del tablero de esferas de Final Fantasy X. Fuera de los combates, el juego, con su mapa del mundo, tiene un gran componente de exploración y, sin ser ni de lejos un juego de mundo abierto, hay bastantes cosas por hacer, lo que se conoce como quests en este mundillo. Todas son secundarias, pero, aunque algunas sean simplemente entretenidas, otras son muy interesantes, como la de conseguir cierto objeto que desbloquea una secuencia en las escenas finales del juego.

El juego tiene un apartado artístico muy cuidado. Tanto la banda sonora como los diseños de personajes, escenarios, armas, invocaciones, etc. son excelentes. Los fondos prerrenderizados consiguen que el juego resista el paso de los años sin envejecer, como le puede ocurrir a juegos con los escenarios diseñados totalmente en tres dimensiones. Para quien sepa de que va el tema, estos escenarios consisten en una imagen que el juego solo necesita cargar una vez, teniendo solo que mover algunos efectos como luces que titilan, lo que permite una gran mejora en la calidad gráfica y un nivel de detalle mucho mayor. Los personajes son una evolución del superdeformed de Final Fantasy VII y estilizados en los combates. Me encanta el diseño de los personajes, menos el de Quina y la reina Brahne, y el pelo de Amarant también lo veo bastante feo, pero aún así creo que son diseños correctos, porque se adaptan muy bien a esos personajes. Mis favoritos son Vivi, Yitan, Garnet y Kuja, y también  podría meter a Freija y Beatrix en este grupo.

alexandria_artwork

Final Fantasy IX salió para la primera PlayStation en 1999. Esta edición tenía cuatro discos con un gran diseño, pero actualmente lo más común es encontrar los horribles discos platinum. El juego también está disponible en la PlayStation Store en formato digital. Es la misma versión pero con más resolución. Lo mejor de la versión de PS Store es que te permite jugar en cualquier consola de Sony en la que tengas tu cuenta, y poder jugarlo en una portátil como la PSVita o la PSP es una gran ventaja, También está la versión de Steam, que mejora muchísimo las texturas y la resolución del juego. Todas las opciones me parecen buenas, pero me decido por su versión en formato físico (NO PLATINUM POR DIOS), aunque, si los precios son exagerados, las versiones digitales son una gran opción. Si tienes una PSVita y no te importa mucho, la mejora gráfica, es la versión que te recomiendo.

A partir de aquí, si no has jugado a este juego y piensas hacerlo, te recomiendo que dejes de leer, voy a explicar algunas de las cosas que mencioné antes, pero metiéndome en la historia del juego.

El juego introduce reflexiones a través de los personajes, que a simple vistan parecen un simple elemento más en la historia, pero que tienen más profundidad de lo que parece. Entre todos los temas que trata el juego, que no son pocos, destaca el tema de la muerte.

El personaje que toca más el tema y de forma mas evidente, y con evidente no quiero decir, ni mucho menos, forzada o mediante tópicos, es Vivi Ornitier. Vivi es un mago negro creado para formar parte del ejército de Kuja, con la particularidad de que es una unidad “defectuosa”: ha desarrollado una conciencia y unos sentimientos, formando una personalidad propia. Además, es consciente de sí mismo.

“Esos muñecos que están haciendo… ¿Se parecen a mí?”

-Vivi Ornitier

Vivi había crecido con su “abuelo”, Quan. Cuando comienza a asimilar el significado de un “padre” y la relación entre ellos se había vuelto mas fraternal, Quan muere. Vivi se enfrenta a algo por primera vez, algo que escapa a su entendimiento: la muerte. Sin llegar a comprender por qué su abuelo ha “dejado de moverse”, Vivi continúa su camino. Esto tendrá relevancia más adelante cuando, en la aldea donde viven los magos negros “defectuosos”, Vivi, que ya habla de la muerte como tal, ve que los de su especie no son capaces de comprenderla. Si bien vemos que, los magos tienen un cementerio, llaman a los muertos “los que han dejado de moverse” y a los vivos por su “número de serie” y no por un nombre, lo que demuestra que es algo que no pueden comprender y que Vivi ha desarrollado unas facultades humanas superiores.

“Tengo que encontrarme a mí mismo… Tengo miedo… ¿Y si no soy humano?

– Vivi Ornitier

La visita a esta aldea solo produce le más dudas, al descubrir que los demás magos negros “dejan de moverse” en poco tiempo, mientras él lleva vivo seis meses. Vivi comprende que lo de su abuelo no fue algo fortuito, sino algo común que podría pasarle a él.  Todo esto podemos comprobarlo en la conversación que tiene con el jefe de la aldea, que al preguntarle Vivi que por qué unos dejan de moverse le responde lo siguiente que es algo que no puede saberse.

“Algunos duran más, otros menos, pero lo que es seguro es que todos tienen una fecha de caducidad”

– Jefe de la Aldea de los Magos Negros

Esta reflexión de Vivi acerca de la muerte y la existencia, y sobre qué es él en realidad, si no es humano, así como su miedo a ésta, se seguirán desarrollando durante la trama. El guión lo trata de forma magistral: sin nada que parezca no encajar en el perfecto rompecabezas, desde una incomprensión total, precedida por la ignorancia, al ni si quiera saber de la posibilidad de que un ser vivo “deje de moverse”, llega a la comprensión y a la aceptación.

La batalla final también nos deja caer este tema. Quien dice que nos deja caer dice que es donde alcanza el clímax. Kuja, un ser que se cree inmortal, ve su muerte tan de cerca que pierde por completo la cordura y, al comprender que no tiene remedio, y demostrando una vez más su profundo egoísmo, decide que, si el no puede existir, nadie puede hacerlo. Es entonces cuando expresa sus terribles inquietudes, la razón por la que actuaba de ese modo, su miedo a la muerte:

“Bah.. yo moriré de todos modos… La muerte me salvará del miedo”

– Kuja

Entonces aparece Tiniebla Eterna y nos suelta lo sigiente:

“El miedo existe en el corazón de todo ser, sin excepción, desde el momento en que comienza a vivir. La vida es un juego cruel… Os enfrentáis unos a otros, matáis para sobrevivir… Siempre bajo la sombra implacable de la muerte que llegará algún día. Cuando la muerte se acerca, y os dais cuenta de que no podéis vencerla, se despierta el miedo en vuestro interior… Cuanto más teméis a la muerte más os negáis a aceptarla, y termináis desarrollando un sentimiento de odio a la vida y de envidia a todos los seres vivos. No es posible escapar a este miedo inmenso. La única salvación se encuentra en la destrucción total. Derrotado por su propio miedo, Kuja llegó a la conclusión de que destruyendo el Mundo Cristalino se salvaría.

En ese instante he hallado la respuesta. El objetivo de todo lo que existe en este universo es extinguirse… Ahora que ya la tengo, no puedo permitir que el mundo siga existiendo.

Tengo una única misión… Restaurar el mundo de la nada, donde nada sea creado, donde no haya crecimiento ni desarrollo, y tampoco un Mundo Cristalino… Obviamente, tampoco existirá el miedo… Es el mundo que vosotros en realidad deseáis…”

– Tiniebla Eterna

Tiniebla Eterna es la encarnación de la muerte, un ser que considera que algo que está destinado a dejar de ser, no merece existir desde un principio. Esto es el miedo y el rechazo a la muerte llevados al extremo, la razón, según la entidad, por la que los humanos se matan unos a otros.

“Si nacéis para ser destruidos, es como si no existierais desde el principio…”

– Tiniebla Eterna

El deseo de vivir de Yitán y sus amigos es lo que acaba con sus planes de destruir el universo. Pero esta entidad no es un enemigo con el que se pueda acabar definitivamente, pues es la encarnación de la muerte y del miedo a ésta y, mientras haya vida, habrá muerte, puesto que son las distintas caras de una misma moneda, no puede existir una sin la otra. Por este motivo nos asegura que su existencia será permanente.

Al final del juego, Vivi, el personaje con el que más hemos empatizado, nos deja una carta póstuma que resume en unas pocas líneas todo lo que el juego ha ido enseñándonos. Sin embargo, los que tenemos corazón no pudimos comprenderla a la primera, ya que solo con un par de líneas nuestra visión se nublaba totalmente por las lágrimas. Sinceramente, creo que es imposible haber jugado a este juego habiéndole prestado un mínimo de atención y no llorar en este punto. Bueno, ahí va:

“Cada día, les hablaba de Yitán… Les contaba cuánto nos había ayudado…
Y que nos había enseñado la importancia de vivir…
No importa cuánto vive uno… sino cómo.
Eso lo aprendí de vosotros.
Me enseñasteis que la vida no tiene sentido si no nos ayudamos unos a otros.
Separarse no es algo triste, ¿verdad? Aunque estés lejos de alguien, puedes sentir su presencia en tu corazón.
Es otra cosa que aprendí de vosotros…
Yo no sabía para qué había nacido…
Ni qué quería hacer con mi vida.
Vosotros me ayudasteis a averiguarlo.
Vivir haciendo sólo lo que a uno le gusta es más difícil de lo que parece…
Os admiro porque siempre habéis sido fieles a vuestros propios sentimientos.
Lo único que no me enseñasteis es qué hacer cuando me siento solo….
Supongo que eso lo tiene que averiguar cada uno por su cuenta…
Me alegro tanto de haberos conocido…
Me hubiera gustado vivir más aventuras con vosotros…
Pero… tarde o temprano habría llegado el momento de separarnos.
Gracias…
a todos…
ADIÓS….
Mis recuerdos… me acompañarán en el camino…”

– Vivi Ornitier

Por último, os voy a dejar un comentario a esta carta en una entrada de un blog, Legend SK, ya que me ha sido de gran ayuda. Desde que me pasé el juego he estado pensando en hacer algo como esto, pero no sabía como expresarlo. Gracias a esta entrada que os comento he podido hacer esta. Puede haber quedado bastante parecida, al fin y al cabo tratamos el mismo tema, pero esto es algo que necesitaba expresar, ya que el juego me dejó totalmente marcado y para mí es un antes y un después. Haciendo esta entrada me quito un peso de encima, el no poder expresar algo que necesitaba expresar. Pero aun con esta ayuda, sigo quedándome sin palabras ante este mensaje, así que aquí tenéis:

Esta preciosa carta, de la que estoy seguro que muy pocos de los que la leyeron por primera vez consiguieron no mojar sus ojos (al menos los que comprendieron el verdadero sentido de Final Fantasy IX) nos muestra claramente el mensaje esperanzador, aunque muy crudo, del que se nos habla durante todo el juego: Que todos vamos a morir algún día, y es por eso por lo que debemos disfrutar al máximo de ese increíble regalo que es la vida.

Como dice el mismísimo Yitán cerca del final, “A todos nos llega la hora, pero no está bien que elijamos morir”. Final Fantasy IX es una oda a la vida, al deseo de vivir. Final Fantasy IX nos enseña, con el telón de la muerte siempre de fondo, que tenemos que aprovechar al máximo cada segundo de vida que se nos ha dado.

Eso es Final Fantasy IX, y así debe ser recordado.

Final Fantasy IX y su reflexión sobre la muerte, por Kefka

En fin, os dejo con dos temas de la genial banda sonora de Final Fantasy IX, The place I’ll return some day y You are not alone:

Anuncios

Un comentario en “Final Fantasy IX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s